«Cayó más agua de la que el río Campanillas puede soportar»

Reunión con los vecinos de Campanillas tras las inundaciones. JAVIER ALBIÑANA (MÁLAGA)

Artículo publicado en Málaga Hoy.

Cuatro días después de que la tromba de agua anegará el 80% del barrio, los vecinos siguen insistiendo en que se abrió la presa de Casasola, lo que provocó la inundación. Hecho que ha negado insistentemente Óscar Lorente, responsable de la presa, este miércoles en una reunión informativa con los vecinos de la zona.

En un ambiente muy crispado, Lorente explicó que la presa se mantuvo cerrada en todo momento, aumentando su caudal de los nueve hectómetros que albergaba el miércoles pasado hasta los 17 hectómetros el domingo. Ha informado a su vez que, como todos los últimos jueves del mes, la presa se desaguará «de forma controlada y segura». Con el fin de limpiar los sedimentos que hayan podido albergarse tras la avenida y de mantener su correcto funcionamiento.

La madrugada del sábado cayeron sobre Campanillas 50 litros por metro cuadrado por hora, «demasiado para el arroyo Pilones» en palabras de Juan José Denis, director gerente de Empresa Municipal de Aguas de Málaga (Emasa) y principal responsable del Depósito de Tomillanes. Según ha explicado en la ya citada reunión informativa, este depósito es una presa de materiales sueltos, más pequeña que la presa de Casasola.

Esto supone que la presa no pueda cerrarse, sino que «debe salir el agua en la misma medida en la que entra en la cuenca», manteniendo el nivel estable. Denis ha asegurado que desde el 23 de enero que se produjo la primera avenida hay técnicos 24 horas del día controlando que el nivel de la presa se mantuviese estable y sin cambios bruscos. El ingeniero hidraúlico ha asegurado este miércoles que cerrar la presa es arriesgado, ya que «en caso de que rebase se pierde el control del caudal y corres el riesgo de que la prensa se rompa».

La reunión informativa hubo de ser trasladada de lugar desde la Junta de Distrito hasta el Centro Cultural de Campanillas por su mayor aforo, sumado a los altavoces que tuvieron que habilitar para todos aquellos que esperaban respuestas desde fuera. Se produjo en un ambiente de total crispación y con continuas interrupciones de los vecinos que no parecían satisfechos con las explicaciones aportadas. En este ambiente de tensión aparecieron tres bomberos en representación del cuerpo que fueron jaleados y recibidos como héroes, pese a «no ser invitados por el Ayuntamiento» en palabras del bombero Pedro Macheno.

Los funcionarios denunciaron la falta de material, recurso y efectivos; motivos por los que llevan tres años en huelga. Alegaron que a Campanillas se desplazaron dos dotaciones de bomberos, lo que supone un total de once efectivos. Tras pedir dotaciones de apoyo desde el Consorcio (dependiente de la Diputación de Málaga) se enviaron cuatro efectivos más al servicio. Denuncian que se les avisó tarde y que cuando llegaron había zonas a las que no podían acceder con los camiones, porque «el agua llegaba a los faros del camión». 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s